Tres claves para salir de una relación tóxica

Tres claves para salir de una relación tóxica


Los principales indicios tienen que ver con la crítica, el desprecio y la energía negativa. Un experto explicó cómo alejarse de aquellas parejas que generan malestar

Hay quienes son conscientes de que se encuentran inmersos en una relación tóxica, pero no encuentran la manera de volverla saludable o no se animan a tomar la decisión de separarse. Pero también hay personas que tienen un vínculo tóxico a pesar de que no lo reconocen como tal.

Los signos para determinar si una relación es nociva son el desprecio, la crítica destructiva y la energía negativa. Así lo aseguró el Dr. Jeffrey Bernstein, especialista en relaciones de pareja y terapia familiar, en Psychology Today.

Cuando la pareja se encuentra atravesando por una crisis, pero el respeto se mantiene, entonces vale la pena trabajar en conjunto para salir a flote. La necesidad de acudir a un terapeuta ya sea en forma individual o de pareja, sobreviene si alguno de los dos recibe malos tratos o es denigrado de uno u otro modo.
Pero si luego de un tratamiento, no se observan modificaciones en la conducta, Bernstein señaló que es preciso enfrentarse a la realidad de que muy posiblemente el otro no va a cambiar. Bernardo Stamateas, por su parte, también brinda una clave al respecto en su libro "Pasiones tóxicas". Allí explica que si bien las crisis en las relaciones de pareja son normales, en aquellos casos en que acarrean un estancamiento se puede experimentar una pasión tóxica, es decir, un muro que detiene.
Por eso, a partir de una situación de esas características se debe decidir si aún así se desea continuar adelante o si se prefiere dar por terminada esa relación tóxica. Desde luego, en los casos de repetidos daños y sufrimientos, Bernstein aconsejó dar ese último paso y para llevarlo a cabo proporcionó sus tres claves.

Elaborar un mantra
El experto comentó que una paciente suya había padecido una relación con un hombre muy manipulador y emocionalmente abusivo. Cada vez que ella intentaba alejarse, él se mostraba arrepentido y volvía a seducirla, de manera que el círculo volvía a empezar. Una de las herramientas que la ayudó a liberarse de esa relación fue desarrollar su propio mantra: "Puede que él sea bueno para otra persona, pero a mí me está destruyendo". Mientras repetía esta frase, para reforzar su idea, trataba de visualizar una grúa que balanceaba una bola de demolición. Cada cual debe encontrar el suyo.
Evitar todo tipo de contacto
Como le sucedía a aquella paciente, pero desde luego a tantas otras personas, muchas de las parejas tóxicas tienen sus costados tiernos que se exhiben en un proceso de distanciamiento para recuperar al otro. Cuando se atraviesa por un duelo es lógico que la persona se sienta vulnerable y allí es cuando la idea de retomar una relación tóxica puede aparecer. Por eso, es clave mantenerse alejado para recuperar la confianza en uno mismo y no caer en la trampa.

Reconocer el valor propio
En relación con el aspecto anterior, trabajar sobre la autoestima es la tercera recomendación que brindó el especialista. Se trata de desarrollar sentimientos positivos acerca de lo que cada uno es y de lo que es capaz de dar tanto a nivel personal como profesional. Sobre esa base resultará mucho más difícil que se quiera apostar nuevamente por una relación tóxica.

.